🎙️#5 Revelaciones desde Bali 💭🌴

🎙️#5 Revelaciones desde Bali 💭🌴

Verdades que no os he contado sobre mí.

Por ponerte en contexto:

Llevamos 6 meses viajando.

5 países que han sido casa.

Y estos 2 últimos meses han sido los más especiales… porque he vuelto a Bali.

Estaba deseando ver como esa muchacha que llegó aquí hace 4 años ahora pisa Indonesia completamente transformada.

Más consciente, más sabia, con menos idealismos pero mostrando la misma intensidad por la vida. También he vuelto vestida con más verdad y menos ego.

Para que os hagáis una idea, en 2019 llegué aquí después de una ruptura, en plan Julia Roberts en Come, Reza y Ama. De hecho, tomé ese papel adrede para hacer del viaje toda una película jajaja (ese viaje da para una novela, con chamán incluido).

También venía de haber vivido los últimos 3 años en Londres rodeada de superficialidad, cinismo y estatus.

Me sentía vacía, sin sentido y a la deriva. De hecho, no organicé el viaje. Ni siquiera me molesté en reservar la primera noche de hotel. Y más que por mi faceta aventurera, esta vez lo hice por apatía, solo quería escapar de mi realidad.

Por así decirlo, Bali me sostuvo en mi noche oscura del alma.

¡Pero me quitó la tontería en 20 días!

A partir de aquel momento… La vida ha sido un continuo FLUIR.

Podéis imaginar que mi regreso a la Isla de los Dioses ha sido emocionante.

Y una vez más, no me ha defraudado.

Eso sí, quiero hacer un inciso para navegantes y aventureras…

Lo que es “Bali” y sus zonas populares es una ficción. Turistas por todos lados haciendo cola para hacerse una foto trucada, indoneses trampeando por todos lados con el único objetivo de sacarte todo el dinero posible, incluso aunque tu experiencia sea nefasta. Las calles de Canggu repletas de silicona a kilos, musculitos al aire, bebida, postureo, polución, tráfico…

El Bali que te llevas, es el que tú te construyes.

Y puede ser una magnífica u horrible experiencia.

SEGUIMOS…

Recientemente, os he grabado un episodio de podcast que he titulado: “Revelaciones de la reina de Saba”. Donde os cuento las verdades que no os he dicho hasta ahora.

El caso es que desde que he dado a luz “El Viaje de la guerrera” los DESAFÍOS han sido continuos. Esta vez no en el plano material (negocio, marketing, branding…) sino en el aspecto emocional.

Cuando te dispones a dar un mensaje tan POTENTE Y PROFUNDO a una mujer que puede cambiar su vida, no resulta fácil.

Ser la persona que inicie el llamado de las guerreras, es una misión de gran responsabilidad. Y el compromiso es heavy jaja

Como no me doy tregua y siempre tiendo a la excelencia, he creído conveniente extender a 6 meses el plazo para asentar los principios y fundamentos de este espacio sagrado. El viaje de la Guerrera.

Ha sido en Bali donde puedo dar por concluida la maduración de esta primera etapa de asentamiento profesional y personal… y el CLIC ESTABA EN MIS CREENCIAS, ¡de nuevo! ¡Qué original!

La creencia de que no tengo que tomar el protagonismo. La creencia de que si brillo demasiado seré menos querida.

La creencia de que si digo la verdad en alto será too much para algunos.

La creencia de que no puedo hablar claro y establecer sentencias porque como “coach” estaría violando ciertos principios…

La creencia de que mostarme sensual, sexi y atrevida me desacredita como profesional.

La creencia de que si me muestro como soy: alegre, segura de mi misma, crítica, rebelde y directa, generaré envidias.

Lo que a continuación os adelanto es parte de los factores que me han hecho CLIC (again) y que me han permitido desbloquear esta parte tan importante de mi crecimiento personal, espiritual y profesional:

  • Un libro: Ser mujer. Un Viaje heroico. De Maureen Murdock.

  • Un nuevo contexto: durante mi viaje, y especialmente en Bali, me he cruzado con ángeles bonitos que me han recordado mi poder.

Qué importante es contar con un entorno movido por el amor, y no por el miedo.

Estos ángeles ya habían iniciado también tu propio viaje del héroe. Y al contrario que otras veces, no he recibido juicios, críticas y miedos… sino aliento, esperanza, confianza y admiración.

Bali simboliza eso: AMOR.

Y ese era el último ingrediente que concluye esta deliciosa receta: el amor a mi misma.

Mujer: si eres una Guerrera rebelde y visionaria, tienes que escuchar este último episodio de podcast.

El máaaaaaaas difícil de mi carrera hasta ahora. Pero el más sincero.

Podcast disponible en Apple Podcast – Recuerda suscribirte y dejarme una valoración si te mueve ❤️💎

GRACIAS DE NUEVO, BALI.

Deja de seguir el modelo masculino enfocado en la acción y los objetivos

o te volverás a pegar la hostia…

¿Irías a una maratón sin haber entrenado previamente? – Alguna loca lo hace, pero el riesgo de lesión es alto.

Por mi background como entrenadora personal, me resulta fácil explicarlo con este ejemplo:

⊚ Hay muchas mujeres que están deseando dejar atrás un puesto trabajo, una profesión o una vida que no les llena, para emprender un nuevo camino.

⊚ Rápidamente nos sentimos embaucadas por escuelas de negocios modernas, coaches que te prometen facturar 100k y otros gurús de la reinvención personal.

Poco después de empezar este proceso se pegan la leche de su vida, porque se dan cuenta de que ESO sigue siendo algo que no quieren, se comienzan a agobiar por el dinero, los objetivos, las prisas y están cansadas de tanta ACCIÓN.

Vuelven a sentir que no tienen tiempo para su vida, sus hobbies y se vuelven a sentir traicionadas.

No niego que puedan obtener buenos resultados económicos por el camino, pero lo más probable es que vuelvan a sentirse VACÍAS, PERDIDAS e INSATISFECHAS.

⊚ Cuando vivimos una TRANSICIÓN grande, se genera mucho movimiento interno, inseguridad, periodos de ansiedad, duda y en definitiva una CRISIS DE IDENTIDAD. Esto es completamente normal.

Nuestro cuerpo, mente y alma necesita ENCONTRAR EL EQUILIBRIO de nuevo, y esto solo se consigue a través del autoconocimiento.

⊚ En El viaje de la Guerrera contemplamos este proceso holístico, único en cada mujer, para que pueda tomar las RIENDAS DE SU VIDA y de su futuro respetando sus tiempos, sus necesidades y su espacio vital.

¿Puedo aportarte un sistema efectivo para facturar? SÍ

¿Puedo ayudarte a montar tu negocio, a poner a punto tu instagram y a crear funnels de venta? SÍ

¿Estoy dispuesta a hacerlo si no siento que sea tu momento (aún)? SÍ Y NO, porque a veces hasta que no empiezas el proceso, no te das cuenta. Estaré dispuesta a serte de espejo y actuar como consejera, y ante todo honesta.

A veces, llegáis con una idea muy clara a las sesiones de coaching, y comenzamos a tramar… pero por el camino vosotras mismas os vais dando cuenta que hay que destapar muchos más hoyos de los que parece.

⊚ Y ES PRECIOSO PODER AVANZAR, CRECER A LA PAR QUE TU NEGOCIO y tener la flexibilidad de ajustar sobre la marcha.

*** En el siguiente botón puedes agendar una sesión de valoración conmigo, sin compromiso, para comenzar a tomar acción desde el amor, la autocompasión y el autoconocimiento.

¿Necesitas algo, pero no sabes el qué? Déjame que te ayude.

¿Necesitas algo, pero no sabes el qué? Déjame que te ayude.

MÁS PERDIDA QUE EL BARCO DEL ARROZ

Todos y cada uno de nosotros pasamos por ciertas etapas donde nuestra mente está más emborronada. Aunque, para ser más precisos, creo que deberíamos de referirnos a “el alma”.

La mente está suficientemente entrenada para buscar soluciones, es cuando desconectamos de nuestro INSTINTO que nos sentimos más perdidos. En algún momento hemos decidido dejarnos llevar, seguir la corriente y hemos dejado nuestro corazón atrás.

Como yo siempre digo, no importa tanto cuanto tiempo tardamos en encontrar las respuestas (puede ser años), sino cuando comenzamos la búsqueda. Es entonces cuando comenzamos un trabajo de DECONSTRUCCIÓN.

Es como pelar una cebolla, tal cual. Estas capas tienen forma de ideas equivocadas, de cosas que haces sin saber por qué, de verdades tatuadas en tu psique o de traumas del pasado.

El gran problema de este proceso es que no siempre somos consciente de cuáles son las teclas que tenemos que pulsar. Porque, como bien dice la palabra “creencia” o “verdad” tú CREES que lo que piensas es la única realidad.

APROVECHA ESE “CLICK” PARA COGER IMPULSO

En mis sesiones de coaching acompaño a personas que están en este momento vital de cambios y crecimiento. Normalmente, hay un detonante que nos avisa de que estamos yendo a la deriva, o peor aún, deliberadamente en el sentido contrario.

Ese “CLICK” puede venir de una pérdida, de una experiencia traumática o simplemente de la frustración diaria de sentirte en el lugar equivocado.

En estos momentos, contar con alguien que nos escuche y acompañe respetando nuestros tiempos y nuestra forma de avanzar, es muy importante. A veces, el simple hecho de verbalizar ciertas cosas nos da mucha información.

EL PODER DE LAS PREGUNTAS

Las preguntas es la única forma de “ayudar” sin condicionar, de ninguna manera, tu esencia. Confiando en tu poder creativo. La solución a todos nuestros problemas solo se halla en nosotras. Desgraciadamente, no se puede comprar ni pedir prestada.

Así es como se desarrollan mis sesiones. Yo lo veo como un baile entre tus “capitas de cebolla” y tu parte más pura. Según pasa la hora tus ojitos se van iluminando porque te vas dando cuenta de que tienes muchas respuestas dentro de ti

Mi oficina desde Hoi An, Vietnam.

.

MÓJATE LOS DEDITOS

Cómo si de una piscina se tratase, te invito a meter solo las yemitas de los dedos, y probar esta experiencia de crecimiento personal:

: ̗̀➛ Esta semana he abierto, por primera vez, la CONVOCATORIA para sesiones de coaching personal conmigo. Para ayudarte a ordenar tu vida, tu futuro y tu cabeza.

Accediendo a este link puedes leer más info y reservar una llamada de claridad completamente gratuita y sin compromiso alguno. Para mojarte las yemitas.


☽ Si conoces a alguna amiga que necesita esto ya, puedes reenviarle este artículo de blog.

☽ Solo recibo a 3 mujeres cada 15 días, para centrarme de lleno en cada una de vosotras. ✨🫶🏻

Deja de “sentirte pequeña” con estos mini pasitos en tu día a día.

Deja de “sentirte pequeña” con estos mini pasitos en tu día a día.

El otro día pregunté en instagram a mis guerreras si se sentían “pequeñas” o inferiores en algunos contextos y generalmente tímidas a la hora de tomar decisiones importantes en sus vidas. La respuesta fue esclarecedora, y es que muchas nos hemos sentido así en algún momento de nuestras vidas.

En ocasiones, si esta sensación se arrastra desde la infancia y nunca nos hemos parado a poner atención en ello, es aún más difícil cambiar esa percepción de nosotras mismas cuando somos adultas.

Una de mis alumnas guerreras me contaba que su sensación de “pequeñez” le frenaba a la hora de presentarse sola en un lugar desconocido, de emprender nuevos proyectos y ya ni te cuento a la hora de enfrentarse a su jefa para decirle que no estaba contenta en su situación actual. De hecho, me transmitía que le ponía nerviosa cualquier evento del día a día donde tuviera que ponerse a prueba, como tener que conducir con el gps por una zona que no conocía.

Desde mi punto de vista, esta sensación de inferioridad innata en todas nosotras es, en parte, bonita y especial. Somos más bajitas y menudas que los hombres, eso es una realidad.

La posición desde donde miramos el mundo influye de forma inconsciente en nuestra visión, por eso hay que quitarle hierro al asunto y verlo como algo natural. (imagínate ser un bulldog! 😂) Es más, si observáis a vuestro círculo de amigas, os daréis cuenta de que hay un patrón donde las más grandes suelen tener más carácter y una voz más grave y las más chiquititas, todo lo contrario.

Podríamos ahondar largamente en las huellas del pasado, pero ya sabéis que a Carla le gusta mucho más mirar hacia adelante. Así que vamos al meollo:

¿Somos capaces de cambiar esta etiqueta que nos pesa tanto?

¿Cómo podemos desarrollar una actitud más valiente y desenvuelta?

Definitivamente, lo creo, lo he vivenciado y he acompañado a mujeres que también fueron testigos de esta transformación.

El gran E R R O R ocurre cuando pensamos que este cambio se inicia tras un salto en paracaídas o al dejarlo todo en tu ciudad natal y perderte en el Amazonas. Nada más lejos de la realidad.

Por supuesto, esas experiencias te van a sacudir, pero también hay millones de oportunidades cada día para despertar esa leona interior.

A continuación, te comparto 3 acciones simples que sumadas en el tiempo van a ayudarte:

1.Toma distancia de lo cotidiano. Incluidos lugares, personas y actividades. Siempre que puedas, aléjate de lo que ya pertenece al engranaje de tu rutina. Esto puede traducirse en irte de finde a la montaña, frecuentar otras cafeterías o trabajar en una localización diferente. Esto es SUPER potente para descubrir nuevas áreas de ti misma.

2. Exponte a nuevas situaciones incómodas “bajo control”. Básicamente, como si de un videojuego se tratase, toma mini acciones incómodas de forma intencionada para salir de tu zona de confort. El hecho de que sean planificadas, te predisponen a aprender más amablemente, quitando esa ansiedad de los imprevistos.

3. Ayuda a alguien que tenga una necesidad que tú puedes cubrir. En lugar de empezar por donde te da miedo, empieza a actuar por donde te sientes cómoda. Este tipo de experiencias, que pueden ser voluntariados o simplemente asistiendo a una amiga, quizás no se dan de forma natural en tu día a día porque estás “a lo tuyo”. Pues bien, este tipo de detalles te ayudan a reforzar tu autoestima e identidad. Te recuerdan que “puedes ayudar!!!”. Y es que en última instancia, para eso estamos aquí en el mundo.

A continuación de dejo 3 acciones personales que tomé conscientemente para ser menos chiquitita:

Finde improvisado con mi madre en Valencia, en un hotel de 4 estrellas, como reinas. Tomando distancia de todo lo demás en Madrid.
Encuentro de autocuidado consciente (gratuito). Con el único objetivo de sentirme útil, de conectar con las chicas piel con piel. Sin duda me ayudó a orientarme a la hora de tomar decisiones y me puso a prueba. Nunca había hecho nada parecido.
Atreverme a hacer algo que creía que no se me daba bien. Que envidiaba de otros. Soltar el miedo a no hacerlo perfecto y seguir a pesar de no estar convencida. (somos muy duras con nosotras mismas!!!)

Puedes compartir con nosotros/as en comentarios aquellos momentos que te ayudaron a ser más grande.

🫶🏻🦁 Espero haberte mandado buena energía.

Carla.

No me gustan nada las vacaciones

No me gustan nada las vacaciones

¿Y si ayudar a tus clientes entre cocoteros, descalza, sonriendo y rebosando de poder sea lo más productivo del mundo?

Antes de nada, os pongo en contexto con este panorama en el que me encuentro a la hora de escribiros (foto superior).

Hace dos días, cogimos un avión desde Halong Bay a Hoi An. En dos horas, cómodamente nos desplazamos desde una de las siete maravillas naturales del mundo a esta bonita ciudad costera.

Cuando viajo por estos países, que tienen menos libertades, no dejo de agradecer a cada segundo la gran suerte que tenemos de haber nacido en España. La facilidad para movernos, para tomar decisiones y para darnos el capricho de visitar estos lugares paradisiacos. Los tailandeses o vietnamitas probablemente no salgan de sus países en toda su vida.

Ya no solo porque económicamente sea inviable para ellos, sino porque las restricciones son tan severas que pueden tardar años en reunir las pruebas para conseguirlo.

Por otro lado, una chica tai que conocí en Chiang Mai, me contaba que ellos no entienden lo de “coger vacaciones” y tomar una semana libre. Para ellos, su rutina de labores de la casa, familiares y de trabajo es continua. Lo de pegarse un mes de descanso es cosa de occidentales.

Y hablando del término “vacaciones”, es una palabra que me chirría constantemente. Durante nuestro gran viaje nos lo han repetido cien veces: “Enjoy your holidays!”.

Desde que tengo uso de razón, me he preguntado por qué existen las vacaciones y por ende, las obligaciones.

¿Quién inventó que tenemos que ir al colegio, quién es el máximo superior que va a castigarte por hacer lo que realmente quieres, y no lo que una entidad ficticia impone?

Creo que todos hemos filosofado sobre ello alguna vez, pero para mí este tema supone más una causa.

Esto no quiere decir que sea una rebelde, o que no esté dispuesta a hacer las cosas que me gustan menos, pero si considero necesario repasar estos conceptos. Hay una parte de todo este montaje del sistema que puede estar interfiriendo en algo tan importante como nuestros sueños.

Vamos a parar por un segundo, antes de calentarme demasiado, para diseccionar estar palabras:

👉🏻 Ob-ligación: ligado o atado desde fuera. Sus componentes léxicos son: el prefijo ob- (enfrentamiento u oposición), ligare (atar), más el sufijo -ción (acción y efecto).

👉🏻 Ocio: El término ocio etimológicamente proviene del latín otium, que significa reposo. Según el Diccionario de la Real Academia Española (1992), ocio es el tiempo libre, fuera de las obligaciones y ocupaciones habituales. Ocio también significa “tiempo de juego”, “descaso”, “desocuparse” o “innacción”.

Y por cierto, ya que nos ponemos en plan culto, “La palabra negocio es una palabra latina formada de nec y otium, o sea “sin ocio”.

¿En qué momento tuvieron que separarse los conceptos juego y trabajo?, ¿tengo que aburrirme trabajando?, ¿la inacción es ocio?, ¿acaso los japoneses no dicen que el secreto de la felicidad es tener una ocupación?

Mi conclusión es que nos han metido todas estas creencias con calzador.

Quiero lanzarte una pregunta más para reflexionar:

¿Y si creásemos un nuevo mundo donde trabajar – divertirte – jugar y estar de vacaciones vayan adheridos? ¿y si ayudar a tus clientes entre cocoteros, descalza, sonriendo y rebosando de poder sea lo más productivo del mundo?

En estos momentos te estoy escribiendo esta Carta de energía, teóricamente trabajando, pero realmente es mi momento de máximo relax del día. Y por supuesto, no es una ob-ligación.

Os dejo un par de hashtags de guerreras 😝🫶🏻

#atrápamesipuedes

#tragozar

Déjame un mensajito si esta reflexión resuena contigo. Muuuuuak!

Carla.