Haciendo caso a las señales. ✨

Comienza septiembre, nueva temporada, y lo primero que hago es escribir en mi diario algunas intenciones para este mes. Entre ellas “conocer gente nueva” y priorizar el área de ocio y diversión en mi vida (para las que habéis asistido a mis talleres del Proyecto Vital™ ya sabéis a qué “quesito” me refiero).

También lo verbalizo y le cuento a Sergio, mi pareja, que me apetece ir a algún evento en Madrid.

A los 3 segundos me sale un vídeo en primer plano: Chabela, una mujerona con la que había resonado desde hace tiempo en Instagram, hace una invitación pública para un evento en Madrid este finde. 😁✨

😇 ¿Señal? No me lo pienso dos veces y me apunto.

Llega el día y mi primer deseo es quedarme en casa. Mis pensamientos se alternan entre: “¡Qué pereza ir hasta Madrid Centro!”, “Con lo difícil que es aparcar”, “¿Qué puedo esperar de un evento gratuito? No sé ni de que se va a hablar. Mejor me quedo haciendo cosas pendientes”…

Pero algo me dice que tengo que salir de casa y fluir con lo que venga.

Comienza el evento con una visualización interesante. Me siento a gusto. Nos dan la posibilidad de caminar por el espacio y saludar a la gente, intercambiar unas palabras. Estoy en mi salsa.

Pero, según avanza la mañana, siento una sensación de incoherencia total en el contenido. No me apetece estar ahí. Y decido abandonar en el break de la comida.

De nuevo, algo me empuja a tomarme el tiempo de despedirme y conectar con Chabela, la chica que me había invitado, y otras personas que también se habían desplazado a Madrid para la ocasión. Por suerte, se están tomando un cafecito antes de volver a entrar al edificio y continuar con la jornada. Convenzo a Sergio que ya está con su mente en ir a “La casa del Libro” 😂 y vamos a decir adiós.

Lo que ocurre después es difícil de expresar en palabras. Pero os lo resumo así:

Somos Miguel (de Granada), Ana (de Jaén), Chabela (de Barcelona),Sergio y yo. Algunos ya han abandonado la cafetería para seguir con el evento; sin embargo, estos 5 desconocidos, por algún motivo que nadie sabe, sienten que tienen que seguir ahí sentados.

Hemos elegido escuchar a nuestra intuición y por ende, elegimos seguir conversando.

Hay situaciones en las que todo se ordena para que las piezas estén en el lugar correcto. Ni una más, ni una menos.

Se dan sincronías, coincidencias y señales sin parar. Sentimos como ese encuentro está sanando una parte de nuestra alma, estamos aprendiendo. Todos compartimos que lo que está ocurriendo no es casual.

¿Tenían que viajar estas personas más de 4 o 5 horas en coche para tomar este café en Madrid?…

El momento se alarga varias horas y nos olvidamos de por qué o para qué habíamos venido. ✨🥺

Sé que quieres que te cuente un poquito más….😊, pero prefiero animarte a que tú también te permitas fluir con lo que dice tu intuición y descubrir lo que acontece.

La magia ocurre cuando colaboras con el universo. Cuando vives de forma consciente. Cuando decides jugar a tu favor y te permites elegir.

¿Quizás esta reunión de almas nació de mis intenciones en mi agenda? No lo puedo saber. Pero está claro que colaboré.



En el último episodio de pódcast comparto con vosotros 5 hábitos que te ayudan a comenzar esta nueva temporada con foco y presencia.

Puede que te brinde alguna idea y te acerque a una forma de vida más intuitiva.